viernes, 3 de diciembre de 2010

Aprendiendo a olvidarte

olvidando
A veces la vida nos lleva por caminos llenos de espinas, por senderos donde el dolor es el ingrediente principal en la viña del señor.
En donde hay de todo: amores que matan, cariños que hieren, amores perdidos e inolvidables y tu eres uno de esos amores, por eso hoy quiero aprender a olvidarte, hoy quiero enterrarte en el olvido sin que me duela porque al fin pude comprender que el amor es de dos y si ama solo uno así no se pueden dar las cosas y no triunfan las relaciones, solo nos causará dolor y desengaño, tristeza y desesperanza, nada comparado como cuando es compartido.
Te entregué mi alma pura y mi corazón rebosante de un amor enorme, infinito, de un amor noble, sin mentiras ni traiciones, sin engaños ni dobleces y en cambio recibí desprecios, desatenciones, desinterés, humillaciones y eso nada tiene que ver con el amor, el amor es otra cosa muy distinta, al menos mi forma de amar es así: para el amor no hay barreras que no se puedan vencer, no hay obstáculos que no se puedan sortear, no hay metas que no se puedan alcanzar.
Hay que luchar es verdad, pero codo a codo y brazo a brazo, siempre unidos y no cada uno por su lado, el amor es un sueño que hay que hacer realidad, el amor se respira en el aire que aspiramos, se siente en las hojas cuando las mece el viento, en el perfume de las flores del jardín o del campo, en el canto de las aves, pero tus ojos están ciegos y sordos tus oídos a todas esas manifestaciones del amor.
El día que podamos aprender que para amar también se necesita de medida entonces sufriremos menos, hay que amar tranquilamente y no como potros desbocados, sin prisas, sin arrebatos y yo reconozco que te he amado así.
Muchas veces me han dicho que te olvide, que tu no eres ni serás para mi porque no me amas de la misma forma ni con la misma intensidad que te amo yo y sin embargo pongo oídos sordos aunque se que tienen razón y que nunca me amarás como yo quisiera que me amaras, 
es cuando mas pienso en ti, cuando mas te recuerdo y cuando mas me duele tu ausencia, cuando mas añoro tu presencia, gran error de mi parte.
Quiero cerrar mis ojos y dejar de imaginarte, cerrar mi mente y dejar de pensarte, quiero cerrar mi boca y dejar de nombrarte, borrar de mis labios los besos que no pude darte. Sin embargo no puedo dejar de quererte como te quiero de golpe, cortar de un solo tajo lo que por ti siento, que difícil es dejar de amarte. No puedo borrar de golpe todo lo que he vivido contigo porque no todo fue malo, hubo pinceladas de dicha y de felicidad que guardo con mucho celo dentro de este apasionado corazón.
Aunque el trato que me das no es el que merezco, 
ahí estoy en eterna espera a que aparezcas, siempre pendiente de ti y de tus cosas, esperando el milagro de que cambiaras, de que reconocieras tus errores y dejar de ser la victima de este amor extraño y co dependiente que me hace sufrir y llorar, pero ese cambio jamás llegó.
El tiempo sigue pasando con paso acelerado y yo aquí sigo cumpliendo con tus caprichos, la que siempre te perdona, la que espera con ansia que vengas  a verme aunque sea una vez, la que desea verte por un instante esperando que recordaras que existo, ya era una costumbre en mí el llorar esperando que me llamaras o vinieras a casa y así me fui olvidando de mi misma por ocuparme de tiempo completo en ti, siempre viviendo a través de ti, reconociendo que estoy mal pero sin intentar hacer nada por cambiarlo porque tu eres el centro de mi existencia y harta de lo mismo, de las mismas palabras, de las mismas promesas, de las mismas mentiras…
Hoy decidí cambiar, dar vuelta a la página y comenzar a escribir una nueva historia en el libro de mi vida.
Decidí aprender a olvidarte porque no me mereces, porque no me valoras ni me comprendes y mil preguntas vinieron a mi mente buscando encontrar una respuesta:
¿Cómo me arranco del pecho esto que siento? 
¿Cómo le pido a estos ojos que no te miren, que detengan sus lágrimas cuando lo que mas deseo es lo contrario? ¿Cómo le digo a este cuerpo que no te desee? 
¿Y a estos brazos que no te extrañen? 
¿Cómo le digo a estos labios que no te añoren?
Por ti he perdido hasta la dignidad, me he arrastrado a tus pies implorando, rogando por un poco de ese inmenso amor que dices tenerme pero que no me entregas, que lo tienes muy bien guardado dentro de tu corazón y que no me haces sentir, que no he podido disfrutar a tu lado.
Yo solo sabía que te amaba y que no podía vivir sin ti porque tú eras mi razón de vivir y sin ti no quería la vida…
Pero no puedo borrar los hechos porque están ahí presentes, escritos en cada pagina y de tu puño y letra, no puedo olvidarme de tus palabras que aun taladran mis oídos y aún escucho los latidos de tu corazón al unísono con el mío, como olvidar tantos años de relación tirados a la basura, no, no es fácil.
He pasado mis noches en vela pensando lo que te diré para convencerte de que lo mejor es olvidarnos, separarnos para siempre para que cada uno por su lado pueda hacer su vida y encontrar a la persona que nos ha de hacer felices…
No encuentro las palabras adecuadas, las que te hieran lo menos posible, las que no te hagan daño, aquellas que han de pronunciar mis labios aunque mi corazón te grite lo contrario a lo que mi boca pronuncie.
Me siento caer al abismo, a un pozo sin fondo, donde ya no escucho ruidos, todo es oscuridad y silencio, el silencio de los olvidados. El silencio donde he enterrado este amor y sepultado tu recuerdo, el silencio de mi soledad en reposo y en espera de haber logrado aprender a olvidarte.

SHANIA LYNN

1 comentario:

  1. Como entiendo lo que dices!!! Es la misma historia mia. Me estoy muriendo de amor y sé que no soy correspondida en la misma medida pero aún así, no le olvido!!!

    ResponderEliminar